Monda & Lironda

REVISTA AZUAYA ESPECIALIZADA EN CRÍTICA CULTURAL Y ESCRITURA CREATIVA

NÚMERO 18

ABRIL 2024 | CUENCA, ECUADOR

Migración: la frontera es una línea imaginaria

Las recientes imágenes de los migrantes que están cruzando a pie la frontera entre México y  EE. UU. recuerdan la angustia que vivimos por allá en 1999, cuando se hicieron cotidianas las fotografías de las personas que lloraban mientras veían despegar los aviones que partían con sus seres queridos. Es posible que esta narrativa de la incertidumbre e inestabilidad haya contribuido a que percibamos a quienes se movilizan como los vehículos que transportan los peligros que los obligan a huir de sus hogares. En este contexto, hemos perdido de vista que migrar también es un derecho que se ha coartado y criminalizado a través de políticas de deportación y expulsión, o a través de mecanismos de esclavitud y explotación que también evidencian racismo, xenofobia y aporofobia dirigidos no solo hacia los compatriotas que caminan a EE. UU., sino hacia quienes cruzan a nuestro país. Por esto, para nuestra décimo quinta edición, decidimos repensar la movilidad humana.

Para este número contamos con la colaboración de Fernando Falconí, quien presenta tres puntos de vista que exploran cómo, por qué y quiénes migran; la periodista Vanessa G. Sánchez, que sale en busca de quienes huyen al interior de las fronteras de nuestro territorio, motivados por las extorsiones y la amenaza constante del reclutamiento y violencia relacionada al narcotráfico. Por otro lado, la entrevistada del mes, Alicia Ortega, nos propone repensar el fenómeno migratorio desde el concepto del desplazamiento y la expulsión. En la sección Literatura, Sandra León Quito recurre a la poesía, mientras la escritora mexicana, Marisol Arnot, presenta un fragmento de su novela inédita My name is Chabela. Por su parte, Verónica Andrade Aguilar reseña Un abrazo de tres minutos, un documental que le sirve también para reflexionar sobre la añoranza por los que están lejos. Finalmente, Joaquín Dávila, se convierte en el primer lector de Una tía para Mía de Silvia Albuja, libro ganador de la Convocatoria Abierta para Publicaciones 2023 de la CCE Azuay.

En esta edición nuestros colaboradores han escarbado en la herida de la partida, han hablado con desplazados y han recordado cómo es caminar en la oscuridad, para que podamos concebir que, como dice Falconí, «el corazón también es una diáspora». ¡Pasen a leer!

Monda & Lironda de la CCE Azuay

Ilustración de Abigail Cárdenas intervenida por Juan Contreras.

CRÍTICA CULTURAL

Cuántos de nosotros o de nuestras familias somos o fuimos emigrantes e inmigrantes. Cuántas veces más nos tocará serlo. Somos raíces, sí, pero también somos semillas que nos sembramos y florecemos en diferentes territorios, a lo largo y ancho del mundo. Tenemos derecho a ser de donde queramos y podamos. Un país es también de los que quieren vivir y superarse en él.

Tres cuadros desplazados
por: Fernando Falconí (Falco)

ENTREVISTA

Creemos que solamente los exiliados salen corriendo, porque hay una estructura estatal que los está persiguiendo y los va a matar; pero nos cuesta concebir que esta población abandonada, que es una estadística inmensa, también tiene que salir corriendo, porque no hay comida, no hay trabajo.

Para quienes huyen nunca hay tregua. No hay garantías sobre la vida. Es imposible planificar porque siempre se corre el riesgo de tener que volver a empezar desde cero. Huir es pasar hambre, es dormir temporalmente en un albergue, es dejar la escuela, es levantar con esfuerzo las paredes de un hogar y no saber cuándo se lo va a tener que abandonar.

Nosotros que no le quitamos nada a nadie nacimos sin un pedazo. Somos pájaro muerto en pleno vuelo.

Canto de pájaro deshabitado
por: Sandra León Quito

LITERATURA

Nos guiábamos por el sonido de los zapatos del de adelante rompiendo las hojas y las ramas secas del suelo. Aunque había algunos senderos que pudimos haber recorrido de pie y sin tener que hacernos más heridas en el cuerpo, Quintero nos hacía ir por donde no había camino trazado. Decía que era «la clave de su éxito como coyote»: hacerse sus propios caminos, no andar por donde otros ya lo habían hecho.

PLATAFORMAS DIGITALES

Sería maravilloso que todos podamos tomarnos este tiempo —veintiocho minutos— para que, en estos días tan difíciles, no nos falte la conciencia de recordar que todos estamos incompletos —a todos nos falta alguien—, que todas las familias han visto a un ser querido irse y, a veces, no volver.

Tres minutos… tiempo
por: Verónica Andrade Aguilar

INFANCIAS

…también te quería decir que nada se compara con tenerlos cerca, en carne y hueso, porque, así, sí podemos abrazarnos y sentir cómo laten nuestros corazones de alegría.

Scroll al inicio